ella no creía en los finales felices, pero quería que le demostraran que estaba equivocada

Su nombre era Crystal

Caminaba con sus pantalones y su camisa de cuero negros y ajustados, robándole el aliento a cada hombre que la veía. Sus botas altas y negras la hacían parecer una criatura de la noche.
Su cabello castaño rojizo era imposible de pasar desapercibido, y menos con esos ojos tan grises como la Luna.
Su nombre era Crystal.
Fría, vacía y fuerte como su nombre lo indicaba. Y llena de misterios, secretos y casos sin resolver.
Con aire imponente y misterioso se dirige a una mesa grande y vacía.
Nadie sabe lo que una chica como ella puede estar haciendo en un concurrido bar como aquél. Nadie sabe porque esta sola. Nadie sabe porque su cara no muestra una sonrisa o porque nada de ella parece feliz. Nadie sabe que es lo que hará ella sola en la mesa, pero a nadie le importa. 
Algunos hombres le lanzan miradas que ella ignora, otros incluso parecen dispuestos a intentar hablarle, pero ella los mira amenazadoramente antes de que se acerquen a ella.
Con una mirada gélida, y mil pensamientos en la cabeza, se acerca a la silla de esa mesa grande que esta en las sombras, a la más alejada y desde donde no muchos podrían verla, entonces, se sienta y espera.

–––
Esto es como un nuevo proyecto que empecé antes en mi otro blog, pero llevaba pocas entradas de esto, espero les guste ^-^

2 comentarios:

  1. Me encanto, re lindo relato. Me quede con intriga!!!besos si gustas puedes visitar mi blog :D

    ResponderEliminar
  2. Qué misteriosa es Cristal. Me quedé con ganas de saber más acerca de ella. Espero que el proyecto siga adelante.
    Un beso :)

    ResponderEliminar

Si dejas un comentario me empaparás de la lluvia de la felicidad.