ella no creía en los finales felices, pero quería que le demostraran que estaba equivocada

Apartamento 32.

Yo | Pe.
Un gemido.
Una historia.
El apartamento 32.
Y ahí estaba ella, observando todo desde su ventana. Podía ver las hojas ocres de los árboles caer, veía a las aves volar libremente por el inmenso cielo azul y veía una pareja besándose sin descaro en el edificio de enfrente, carente de cortinas.
Apartó la vista de la escena íntima que no merecía ser interrumpida ni con una mirada. Sus ojos se posaron en ese chico de cabellos tan castaños y rojizos como las hojas de los árboles, esa espalda, esos brazos que despreocupadamente colgaban a sus lados, y las manos dentro de sus bolsillos.
-Paul.
Su nombre escapó en un suspiro. Como si él pudiera escucharla, volteó y se encontró con sus ojos verdes posados en ella. Fue una conexión instantánea.
Pero esa conexión duró poco. Ella apartó su mirada por miedo, por vergüenza o por ambas cosas. Ella conocía a ese chico, Paul. Lo vio una vez en su cafetería favorita.
-¿Lo de siempre, Paul?
Le dijo el camarero. Y él respondió con una cálida y dulce afirmación. Es extraño que solamente coincidieran ese día, siendo la cafetería favorita de ambos. Tal vez el destino no quería unirlos. Pero a ella no le importaba el destino.
Volvió a mirar desde su ventana, esa vez de reojo. Él seguía ahí, quieto. Ella decidió ir hacia él.
Salió de su casa a toda prisa, sin darse cuenta de que llevaba sus zapatillas de conejito. En ese momento solo pensaba en una cosa: Tal vez el destino se equivocó.
Ya a su lado, su mente se quedó en blanco. Otra vez sus ojos verdes se clavaron en ella.
-¡Hola! Soy Paul, he visto que me mirabas... -Una pequeña sonrisa gobernaba su precioso rostro. Y tras una pausa, continuó-. Bonitas zapatillas.
Los dos reían.

Relato conjunto en colaboración de Pe. (click para ir a su hermoso blog), 
esta chica nueva en blogger que  escribe increíble, ¿que opinan? ¿les gusta? 
Porque tenemos preparado algo más de estos dos.

5 comentarios:

  1. Que ganas de repetir. Y para hermoso, tu blog. :)
    un besito.

    ResponderEliminar
  2. que tierno hahahaha siempre soñé con algo así, tipico encuentro neoyorquino xDD
    Me encanta cuando la gente hace textos compartidos, y viniendo de ti no iba a ser menos. Me paso por el blog de Pe a darle la bienvenida(:

    ResponderEliminar
  3. A me encantó. Muy bonito. Paul :D

    ResponderEliminar
  4. Escribes genial sabes? Te sigo, un besito :)

    ResponderEliminar
  5. me encantan los relatos conjuntos porque se juntan como dos estilos, dos almas... y llegan a crearse cosas verdaderamente bonitas. me ha gustado el fragmento, os animo a que escribáis de nuevo juntas.

    (saludos)

    ResponderEliminar

Si dejas un comentario me empaparás de la lluvia de la felicidad.