ella no creía en los finales felices, pero quería que le demostraran que estaba equivocada

Esa brisa marina que me hace sentir medio viva en medio de todo este caos.


El agua salada moja mis pies mientras camino por la playa, el viento mece mi cabello y los primeros rayos de sol de este verano desaparecen tras el horizonte. Respiro un poco de esa brisa marina que me hace sentir medio viva en medio de todo este caos y me dejo caer en la arena.
Que el agua moje mis pies, que me lleve y me arrastre dentro del mar y que nunca me deje salir. Queriendo cumplir mis deseos, la marea parece subir y las olas empiezan a mojar mi cintura. Que me mojen entera, que me empapen de las lágrimas de las almas perdidas, que me lleven lejos.
Una ola especialmente grande me arrastra un poco a mar adentro, entonces es cuando me levanto, consciente de mis actos. El hecho de que el mar me lleve y muera no cambiará nunca el pasado.
Suspiro, dejando que el viento se lleve mis secretos. Quiero dormir, dormir y desaparecer… Despertar en otoño, cuando todo parece ser más feliz, cuando las hojas de diferentes tonos de rojo y naranja crujen bajo mis pies, cuando abunda el choclate caliente y las sonrisas, tal vez eso me haga revivir.
“Despiértame, despiértame cuando se acabe Septiembre.” Le susurró al mar, al viento, a las rocas, a cualquiera que escuche. “Cuando el verano se haya ido y solo quede la calidez de un suéter beige y las avellanas de color café.”
Han pasado 7 años. Siete años de que se fue y me dejo en este mundo para sufrir. Me siento tan vacía sin él…
Inconscientemente llevo mis manos a mi estómago, esperando sentir la vida que nunca pudo disfrutar verdaderamente de este mundo, dejo escapar un pequeño sollozo y unas cuantas lágrimas se unen a ese mar de secretos a mis pies.
Una bala en el estómago se lo llevó a él y me dejó a mi. ¿Por qué? ¿Por qué no me llevó a mi y lo dejó a él? Unas cuantas lágrimas más escapan. “Llévame” le digo al mar “Llévame y dejame dormir. Y luego despiértame cuando se acabe Septiembre, porque entonces su padre volverá y tal vez podamos superar juntos el dolor de su injusta partida.”

3 comentarios:

  1. Nunca me gustó demasiado Septiembre, en realidad no me gusta ningún mes... Siempre me ha gustado "Shan september ends" de Greenday.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Oh qué triste, Setiembre es un mes que atraé todo eso. Gran entrada. Besos te espero en mi blog.

    ResponderEliminar
  3. 'Ven' le gritaron las olas suplicantes.

    ResponderEliminar

Si dejas un comentario me empaparás de la lluvia de la felicidad.