ella no creía en los finales felices, pero quería que le demostraran que estaba equivocada

Perdona por no haber cumplido todas las promesas.


Ella sollozaba bajo la sombra de un árbol.
–¿Pero que pasa mi hermosa Karimeé? – preguntó Armando.
–Se fue.
No dijo más. Su corazón estaba demasiado roto para dejarla hablar.
Él no dijo nada más y atrapó sus lágrimas de cristal, haciendo lo mejor por desaparecerlas.
Tan rápido como es saltarse un latido. Y se va.
–¿Qué hare ahora yo sin él? –susurra una y otra vez. Su soporte, su mitad, su mejor amigo.
El chico que le decía hermosa cuando ni ella lo creía. El chico que la amaba sin importar qué. El chico que siempre estuvo para ella. Y ahora se va. Sin decir adiós, sin acabar lo que tenían por hacer.
–Enséñame a olvidar –le pide a Armando con los ojos hinchados y el cabello hecho un desastre.
Él la hizo se quién es, su razón de supervivencia, su razón de ser una mejor persona.
Era ahora el deber de Armando estabilizarla, mostrarle que aún tiene razones para vivir, evitar que caiga de nuevo en la oscuridad.
–¿Este sufrimiento lo hará volver? Por favor dime que si. Dime que todo este dolor hará que vuelva conmigo, que no me deje.
Armando no dice nada, la abraza y deja que saque todo.
–Perdona por no haber cumplido todas las promesas –susurra la hermosa Karimée, pensando que Armando no la oirá.
Pero lo hace. Y en secreto, jura cuidar de ella, promete cumplir todas las promesas que él no tuvo tiempo de cumplir.

Adiós Jorge. Nos harás falta♡

4 comentarios:

  1. Siempre me perderé entre tus letras como una niña pequeña se pierde en la buhardilla de su abuela.
    Y siempre encontraré en mismo cajón repleto de sentimientos latiendo a mil por hora, como asustados de sus ganas de hacerse notar.

    Un café con hielo
    y bizcocho recién hecho,
    S.

    ResponderEliminar
  2. perder a alguien siempre es algo muy doloroso y dudo, lo mejor es no dejarse hundir, y lo mejor de tu historia es que Armando jamás dejaría que eso pasara.

    (saludos)

    ResponderEliminar
  3. ¿Se puede enseñar a olvidar? ¿Acaso existe el olvido?
    Que la cuide mucho, por favor.

    ResponderEliminar

Si dejas un comentario me empaparás de la lluvia de la felicidad.